Zona centro: San Luis Potosí (capital)

Lado superior izquierdo

En aquel concierto donde
Los desconocidos aparecían en tus hombros
Y los arrastrabas a una cueva luminosa
yo te observaba:
me sentí tranquilo al saber que por lo menos hoy estás más cerca
O lejos de lo que me das como regalo al dividir los días en los que nos vemos
Y en los que no.

De tu boca comenzaron a estallar espesos ríos de motivos
Para acordarme del lado superior izquierdo
Y liberar su contenido para huir en esferas de aire sobre el desierto.

Tantas horas pensando en las calles que dejaste
que ahora me pesan como si sintiera cada
pedazo de pavimento en el lado superior izquierdo
impregnaste tu sombra, el olor de tu cabello, y el abrir de tus ojos
pero por más que limpien las calles, ahí siguen y probablemente seguirán.

Y todo esto aquí en un concierto, en una ciudad agrietada
En donde tras un gesto pueril te cubres con un árbol
Y me dejas con la puerta abierta del lado superior izquierdo
Listo para huir sobre el desierto
Y dejar de ver tus calles.
Anuncios
Estándar
Sin categoría, Zona centro: San Luis Potosí (capital)

El camino a la ciudad agrietada

I.

Existe una puerta que me abre los ojos de un bosque

Te encuentro a ti y me comienzo a imaginar cosas

(En un espacio mutilado de silencios)

Como si de un puente se tratase

Del puente que nos une como huérfanos de un bosque

(Dejamos atrás todo para encontrarnos)

Y las piedras que parecen salir de la cascada

Con un movimiento regresivo

Trastocan recuerdos repetidos.

II.

(Momento de romper otra puerta que me dibuja los pasos de una ciudad)

Abro la puerta de un bar y las miro sentadas

Tu rostro se cubre de cera

Y te pierdas por instantes con los postes oscuros

Que derraman luz oxidada sobre el desierto de adoquines

-¿A quién le hablas?-

¿Al sujeto que me acompaña?

¿ a mi mente exhausta de tus gestos?

¿A los perros que se lamentan en la avenida?

(Te cierro la ventana

Pero de lejos me miras confiada)

Como si de un chiste se tratara.

III.

Atrás de un bar hay 4 mujeres

Que me miran

Atrás de un bar en el centro de la ciudad agrietada

Hay mujeres llorando por el mismo hombre

¿Y quién es ese hombre con aspiraciones a tejer una cueva

Luminosa ?

Hay 4 mujeres por detrás de la barra del bar que se aferran

Desesperadamente

A un hombre con latidos salvajes

Que se avecina por las mañanas

A escuchar los silbidos del mar.

Estándar
Poemas, Zona centro: San Luis Potosí (capital)

La tempestividad de los siete barrios 

Tus colores ambiguos

se deslizaban bajo la tempestividad 

de los siete barrios 

ya estoy bajo el manto 

de las calles 

con el adoquín mojado 

donde yo mejor recuerdo  

haberte visto 

bajo la hiperactividad 

de algunas sombras

que paseaban sobre tus labios  

apuntando al recuerdo 

de tu rostro enardecido

y en el parpadeo de tus ojos, 

cuando yo los miro

como la sutileza del fuego  

que no llega a ser frío 

desaparecen la sombras

no escucho ruido alguno

ni la desesperación mutua de un grillo 

ni el sonido de las hojas caídas 

solo me acuerdo de ti 

como una fuerte revelación 

que azota todos los árboles 

ahuyentando los lugares comúnes

Estándar
Crónicas de Carranza, Poemas, Zona centro: San Luis Potosí (capital)

1. [LOS RASTROS DE LA CIUDAD AGRIETADA]

La vista desde el Pedregal 

Ojalá y pudiera destruir esta ciudad Todos los edificios 

Hasta los más nuevos 

Que los escombros se distribuyan 

 entre las raíces 

Como si fuera tan sencillo 

Camelias 

Tanto año viviendo aquí 

Que a veces mi casa es como esa ciudad

Los pasillos son las avenidas

Y los muebles son las calles 

Mi cuarto es como un jardín 

Donde la gente platica 

Y bebe cerveza 

Poeta Internacional 

                       Los bares son 

La única vida que pueden encontrar 

                     En esta ciudad

Solo espero ese momento 

                   Donde mis manos 

Se enfríen con el vaso de la cerveza 

                                              y lo que suceda 

Me lleve a san Francisco

                   Mi imaginación 

Dibuja una silueta a mi lado, una sombra 

        Que buenos momentos, 

¡que risa inunda el jardín!

Cierro los ojos

               Y recuerdo el instante  

Mas mi felicidad 

                            Jamás podrá depender

De mi inquietud , ni de la porfía que me ha causado 

Tan solo una palabra oculta, basta para que se de cuenta 

Como si fuera tan sencillo

Carranza

La ciudad   Que ustedes pueden apreciar 

        Ojalá y algún día la abandonen

Y tal vez así si pueda empezar de nuevo

                                 Mejor aún 

Que todo se caiga 

Que todo se llene de pasto y hierba

Que los árboles crezcan libres 

Sin necesidad de que los despierten

Como si fuera tan sencillo 

DAUAJARE 

Esta ciudad tan joven que ven 

Llena de calles con el pensamiento pueril 

Ya se cansó; ya se agrietó 

Ya no queda espacio 

Para esa gente intelectual 

En esta ciudad

Pudiera ser 

Que los versos de Dauajare

Rescatasen la ciudad 

Como si fuera tan sencillo…

Estándar
Crónicas de Carranza, Poemas, Zona centro: San Luis Potosí (capital)

Cristales rotos 

En Carranza pasé por desapercibido Entre la multitud de meseros 

Y los niños que salían de las escuelas

Con un martillo en la mano

Y una mochila a mi espalda 

Como si fuera un auto más a una gran velocidad

O ese momento en el que rompo los cristales de los autos 

Un rayo oportuno, preciso y seguro 

Se estima que hay trescientos sesenta y nueve 

 gritos al día en Carranza,

Trescientos sesenta y ocho 

entre enojos y regaños por los cristales rotos

Y el último es mi risa 

rebotando entre la paredes

 de la casa de la cultura 

Veo salir de los restaurantes a las señoras

 operadas y arregladas 

En sus Minivan se sorprenden cuando ven el vidrio roto 

¿Qué tanto daño les puede hacer a ellas? 

A final de cuentas, los jodidos siempre somos más

Felices

Y los ricos más infelices

Estándar